domingo, 1 de febrero de 2009

La felicidad es un trayecto...



Un hombre de negocios de vacaciones, estaba en el muelle de un pueblecito caribeño cuando llegó un pequeño bote con un pescador.

Dentro del bote había varios peces de buen tamaño.

El empresario elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó si había tardado mucho en conseguir aquella pesca.


El pescador respondió que muy poco tiempo.

El empresario volvió a preguntar porqué no permanecía más tiempo y sacaba mas pescado.

El pescador le dijo que tenía suficiente para satisfacer las necesidades de su familia, a lo que el empresario volvió a preguntar ¿Y qué hace usted con el resto de su tiempo?El pescador dijo, "duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hecho la siesta con mi señora María, voy por las noches al pueblo donde tomo alguna copa y veo a mis amigos, tengo una vida "placentera y ocupada".

El empresario le replicó, vera, buen hombre, yo podría ayudarle.

Debería emplear mas tiempo en la pesca y con los ingresos demás, comprar un barco mas grande, con los ingresos del barco mas grande podría comprar varios barcos y eventualmente tendría una flota de barcos pesqueros.

En vez de vender el pescado a un intermediario lo podría hacer directamente a un procesador y eventualmente abrir su propia procesadora.

Debería controlar la producción, el procesamiento y la distribución.

Debería salir de este pequeño pueblo e ir a La Capital, donde manejaría su empresa en expansión.

El pescador entonces le preguntó, - ¿Pero, cuánto tiempo tardaría todo eso?A lo cual el empresario le respondió, "quizás entre 15 y 20 años"."¿y luego que?"El americano se río y dijo que esa era la mejor parte.

"Cuando llegase la hora podría vender las acciones de su empresa.

Se volverá rico, tendrá muchos millones."Ahhh, muchos millones ...y; ¿luego que?"Dijo el empresario.

"Con todo eso se puede retirar.

Mudarse a un pueblecito en la costa donde podría dormir hasta tarde, pescar un poco, ocuparse de sus hijos, echarse la siesta con su mujer, acercarse por las noches al pueblo para tomar algo y hablar con los amigos".

El pescador respondió: "¿Y no es eso lo que tengo ya?"

La felicidad, es un trayecto, no un destino

 

4 comentarios:

el marido de la portera dijo...

Y lo peor es que dedicamos más energía al trayecto que a disfrutar de la meta.

Un saludo

Nora dijo...

Lau, me encantó reencontrar este cuento que tanto me gusta!
Un abrazo!!
Nora

Lau dijo...

El marido es cierto, en general nos complicamos la vida sin ninguna necesidad. Besos.



Nora, que bueno que te guste, para mi tambien es una historia de esas para leer de vez en cuando porque nos sirve de espejo. Besitos y gracias por venir!!

Navegante Del Alma dijo...

Hola Lau, se me dió por venir a navegarte por etiquetas hoy, en esta tarde lluviosa.
Fantástica esta historia, me hizo reir y emocionar.
Te dejo un beso.