viernes, 19 de diciembre de 2008

Si fueramos como los gansos...



La próxima temporada, se podrá ver a los gansos emigrar dirigiéndose a un lugar más cálido para pasar el invierno, se observará que vuelan formando una V.

Tal vez te interese saber que la ciencia ha descubierto por qué vuelan en esa forma. Se ha comprobado que, cuando cada pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él. Volando en V, la bandada completa aumenta su poder, por lo menos un 71% más que si cada pájaro volara solo.


Las personas que comparten una dirección común y tienen sentido de comunidad, pueden llegar a cumplir sus objetivos más fácil y rápidamente, porque van apoyándose mutuamente, haciendo que los logros sean aún mejores.

Cada vez que un ganso se sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente regresa a la formación, para beneficiarse del poder del compañero que va adelante.

Si nos unimos y nos mantenemos juntos a aquellos que van en nuestra misma dirección, el esfuerzo será menor. Será más sencillo y placentero el logro de alcanzar las metas previstas.

Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los lugares de atrás y otro ganso toma su lugar. Los hombres obtendremos los mejores resultados si nos apoyamos en los momentos duros, si nos respetamos mutuamente en todo momento compartiendo los problemas y los momentos más difíciles.

Los gansos que van detrás graznan para alentar a los que van adelante a mantener la velocidad. Una palabra de aliento a tiempo ayuda, da fuerza, motiva y produce el mejor de los beneficios.

Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo, otros dos gansos salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo. Se quedan acompañándolo hasta que esté nuevamente en condiciones de volar o hasta que muera y sólo entonces los dos acompañantes vuelan a su bandada o se unen a otro grupo.

Si nosotros tomáramos el ejemplo de los gansos, nos mantendríamos uno al lado del otro apoyándonos y acompañándonos. Si hacemos realidad el espíritu de equipo, si pese a las diferencias podemos conformar un grupo humano para afrontar todo tipo de situaciones, si entendemos el verdadero valor de la amistad y si somos conscientes del sentimiento de compartir, la vida será más simple y el vuelo de los años más placentero.

 

4 comentarios:

el marido de la portera dijo...

Me surge una pregunta con respecto a tu post de hoy. ¿Resulta conveniente no gastar energía y dejarse llevar en la dirección de un líder? ¿No es mejor, en multitud de ocasiones, gastar fuerzas con tal de seguir nuestro propio camino? Yo, como siempre, sacando los pies del plato.

Felices Fiestas

Lau dijo...

Yo interpreto que estamos hablando de equipo, si bien hay alguien que está en la punta. Obviamente que cuando son cosas sólo de uno le vamos a poner el esfuerzo individual, pero para muchas cosas necesitamos de los demás y viceversa, laboralmente, socialmente, etc. Para mi modo de ver, ésto habla de tirar del mismo carro unidos cuando queremos llegar al mismo lugar.Besitos y gracias por estar por aquí cerquita.

Ly dijo...

Holitas!!!
Hace arto que queria visitarte aqui...y siempre se me cortaba internet...en esta època es de cuarta...jjajajjaja..

Me gustaron las reflexiones que pones aqui...el humor y tu buena onda...y me encnatò enterarme esto de los gansos...lo interpreto como vos...juntos siempre es mas fàcil...siempre necesitamos del otro de una u otra forma!

Buen domingo!!

Lau dijo...

Gracias Ly por tus comentarios,me alimentan el alma. Cómo estas, de a poco prepárandote para el baile? jajaja
Yo pasando un domingo de descanso en casa, no se si por allí llueve también, por aqui llovió y hay una linda brisa, al menos se puede respirar un poco.
besitos y nos estamos viendo.